sábado , 5 de octubre, 2019

El “Día del Camino” llega más renovado que nunca

Un 5 de octubre, pero de 1925, en una Buenos Aires diferente, una Argentina en la que sólo había un puñado de autos, nacía el “Día del Camino” con motivo de celebrarse en el país el Primer Congreso Panamericano de Carreteras.

Aquella reunión sería el punto de partida para el desarrollo de calles que se convertirían en caminos; caminos que evolucionarían para transformarse en rutas, las que serían construidas por la Nación o las provincias, de ahí la designación de “Ruta Nacional” o “Ruta Provincial”.

Más acá en el tiempo, algunas de esas rutas, como símbolo del crecimiento, avanzarían para ser en rutas de doble mano. Y aparecerían las autopistas, acaso el camino por excelencia en materia de seguridad.

Precisamente hablar de caminos implica también hacerlo sobre seguridad vial, algo que debe verse como un conjunto, concebirse como un todo.

Así es como lo trabajamos en AUBASA, desde donde desplegamos un plan de repavimentación de decenas de kilómetros a lo largo de la Autopista La Plata-Buenos Aires, mejorando las banquinas y renovando de manera íntegra la iluminación por la tecnología LED, para que los cientos de miles de automovilistas que circulan a diario, yendo y viniendo, cuenten con un servicio de calidad.

Lo más reciente es el inicio de los trabajos de construcción de la bajada de City Bell, una obra tan esperada como necesaria, que cumplirá un viejo anhelo de la mano de un proyecto que contempla nada menos que pasar por arriba las vías del ferrocarril de la Línea Roca y que le dará a miles de platenses que viven en la zona norte otra opción, además de la bajada de Villa Elisa, para que el regreso a casa sea más placentero.

Si continuamos por la Autopista hacia el sur vamos a encontrarnos con la Autovía 2, con kilómetros de calzada a nuevo, cruces señalizados e iluminados, reforzando el concepto de que viajar tiene que ser cada vez más seguro.

Uno puede seguir y llegar, si quiere, hasta Mar del Plata, o en Dolores tomar la ruta 63, que para el inicio de la temporada de verano lucirá renovada casi en su totalidad en ambos carriles, que sirve de conexión entre la Ruta 2 y otro clásico de la Provincia: la Ruta 11.

Ese camino que desde hace años nos lleva a todas y cada una de las playas de la Costa bonaerense, comenzando por San Clemente del Tuyú, siguiendo por Santa Teresita, San Bernardo, Pinamar, Cariló, Villa Gesell, Mar Chiquita hasta la Feliz, por nombrar algunas de manera caprichosa.

La “vieja interbalnearia”, que sirvió para el desarrollo y crecimiento de muchos de los municipios que atraviesa desde que arranca al sur de La Plata y se extiende, serpenteante, hasta Mar del Plata, también fue sometida a un intenso trabajo de mejora que incluye hasta la reconstrucción de un puente, a la altura del kilómetro 215, que cruza el Canal 9.

Y no menos importante son las mejoras en la 56, que permite ir desde General Conesa hasta General Madariaga, o en la 74, alterativa muy utilizada para quienes van hacia la zona de Pinamar o Villa Gesell.

Por todo esto es que este “Día del Camino” no es uno más, es distinto si lo pensamos desde el recupero de varios de ellos que hace décadas recorren la Provincia y ahora, renovados, están listos para seguir andando.